Hablan los alcaldes: Cabildo sin recursos para desafíos de Cabrera

A pesar de ser un municipio eminentemente turístico y ganadero, la alcaldía de Cabrera, en la provincia María Trinidad Sánchez, no recibe los recursos que amerita para desarrollar esas actividades y con lo poco que llega del Presupuesto General del Estado apenas puede mantener algunos servicios vitales como la recolección de los residuos sólidos.

Es la expresión del alcalde Jorge Cavoli, quien hace malabares con los 2.4 millones de pesos que recibe mensualmente por parte del Gobierno, cuando según la Ley 166-03 debería recibir casi cinco veces esa cantidad.

Esa ley dispone que a partir de 2004 los ayuntamientos dispondrían de un 8% de los ingresos del Estado pautado en el Presupuesto General del Estado, y que a partir de 2005 se consignaría un 10% incluidos los ingresos adicionales y los recargos, lo que nunca ha sido cumplido.

Cavoli, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), dice que de cumplirse con la citada la ley hoy Cabrera no tendría que andar mendigando al Gobierno central para la realización de obras prioritarias.

Precisa que debido a los pocos ingresos el cabildo y la mayoría de los pequeños gobiernos locales, carecen de capacidad administrativa para implementar cobros de arbitrios.
Se pregunta cómo se nombra una unidad de cobros si no se cuenta con las finanzas para nombrar a un personal y prepararlo para esos fines.

Al participar en Hablan los Alcaldes, Cavoli observa además ambigüedad en las leyes para el cobro de arbitrios, ya que cuando un cabildo intenta hacerlo el empresario u hotelero alega que paga al fisco.

Expresa que esa ambigüedad ocurre también con las compañías telefónicas, de cables y otras que cuando el Gobierno municipal se acerca de inmediato responden que pagan al Instituto Nacional de la Telecomunicaciones (Indotel).

Urge pacto municipal. El alcalde de Cabrera dice que urge por un pacto municipal con el Gobierno central con miras a dotar de mayores ingresos a los ayuntamientos en cuanto al presupuesto y cobro de arbitrios.

Deplora que mientras los cabildos cumplen con la ley de gastos, el Gobierno no cumple con la Ley 166-03 sobre el 10%, por lo que hay que dialogar con la suficiente madurez para entender la realidad de cada uno.

Sugiere al presidente Danilo Medina que asuma la iniciativa, bajo la seguridad de que a través de los gobiernos locales la mejoría llegaría más directamente a la gente, como sería el propósito de las visitas sorpresas.

Explica que el turismo de Cabrera es básicamente inmobiliario o residencial, con la construcción de villas y de muchos extranjeros que han decididos hacer de Cabrera su lugar de retiro o su segundo hogar.

Por tanto, asegura, pagan al Gobierno a través del Impuesto de Propiedad Inmobiliaria (IPI) y no dejan un centavo al gobierno local.

Ingresos y obras. Por arbitrios, la alcaldía apenas recaudó RD$3,971,516 en 2017, mientras que el año pasado los ingresos bajaron a RD$2,760,644, entradas muy pírricas para un gobierno local que interviene en todos los aspectos de la vida de la gente.

Del dinero que reciben el 40% tiene que ser depositado a la cuenta de inversión, porque así lo contempla la Ley, el 31% para gasto de servicios, el 4% para salud y género y el 25% para pago de personal.

A pesar del constreñimiento económico ha logrado obras de suma importancia como el asfaltado de calles y caminos vecinales, tras recordar que se trata de una localidad eminentemente rural.

El cabildo prepara las vías, aceras y contenes, mientras el Ministerio de Obras Públicas dispone del asfalto, programa que comenzó a finales del año pasado con muy buenos resultados.
También enfatiza en el mejoramiento de los espacios públicos, como el Malecón, parque Central, la entrada a la ciudad con el bulevar con una longitud de 300 metros.

A todos los parques del municipio ha colocado iluminación led y lámparas solares para el peatón, con sensor de movimiento que incluye la zona rural.

“Esos lugares de manera estratégica los hemos mejorados para que el visitante se lleve la mejor impresión, porque la gente va a Cabrera y acude al parque Central porque es un gran atractivo, va al Malecón, a nuestras playas, por eso han sido mejorado”, expone.

Mantenimiento. Destaca la existencia de un plan de mantenimiento de los recursos naturales, como las playas, los saltos y demás atractivos, donde han sido colocados zafacones para mantener la limpieza, con resultado positivo en materia de higiene.

Tiene un plan de mantenimiento de la autopista, lo que ha tenido que reducir la labor por falta de recursos financieros.

Cavoli, del Partido Revolucionario Moderno (PRM) señala que por la situación descrita el cabildo no puede preparar la cantidad de kilómetros de vías, tanto urbana como rural, para ser asfaltadas.

Aseo urbano. Recuerda que hay servicios fundamentales del gobierno local que no se pueden descuidar como el servicio de recolección y disposición final de los residuos sólidos.

Esa labor la lleva a cabo el propio ayuntamiento, ya que por falta de recursos sería imposible contratar a una compañía para esos fines.

Hasta ahora el programa Dominicana Limpia no ha llegado a Cabrera, según Cavoli, que espera con ansiedad para ver si obtiene algún respiro financiero por lo menos en el programa de aseo.

“Yo quisiera contar con los recursos necesarios para desarrollar muchas obras de infraestructura, pero principalmente poder preparar la mayor cantidad de caminos vecinales posibles y que la gente que vive en el campo tenga sus calles pavimentada”, expresa.

Aun así el cabildo ya tiene asfaltado 25 kilómetros de caminos vecinales, pero hay 40 habilitados para esos fines.

Cabrera tiene una población de alrededor de 32 mil habitantes, sobre una extensión de 270 kilómetros cuadrados, está ubicado entre el municipio de Río San Juan y los distritos municipales de La Entrada y Arroyo Salado.

El ejecutivo lleva tres períodos como alcalde: primero de 2002 a 2006; luego de 2006 a 2010 y en el actual que inició en 2016.

Cavoli cree que no volvería a aspirar, ya que hay otros jóvenes que merecen una oportunidad.

Jorge Cavoli

Ya inicié la remodelación del parque infantil, construido en 2006, pero que estaba en total abandono, a pesar de considerarlo uno de los más importantes de la República Dominicana. Los equipos fueron traídos del exterior para el uso masivo”.

Quiero construir una réplica del símbolo más importante de la localidad que es el faro sobre Cabo Francés, que está precisamente en el Parque Nacional del mismo nombre. Esta riqueza cultural prácticamente destruida”.

Exige al Gobierno

Jorge Cavoli señala obras de vital importancia que debe asumir el Gobierno, como el puente sobre el río Arroyo Salado, que conecta la zona de playas más visitadas de la localidad, pero que en cualquier momento quedarían incomunicadas debido a que el puente colapsó hace varios años y a pesar de varios esfuerzos de la comunidad, las autoridades no reinician su reconstrucción. Advierte que es tal el deterioro del puente que se está utilizando un solo carril, por lo que alerta sobre una posible tragedia humana en cualquier momento en ese lugar. De igual modo, demanda la intervención de la carretera el Jamo, Naranjito-El Saltadero, una vía con menos de tres kilómetros y que fue una de las obras que aprobó el Gobierno dentro del Plan de Emergencia luego de las inundaciones de noviembre de 2016. Destaca que la Fundación Suiza, Los Niños del Arcoiris construyó un colegio que acoge a 245 estudiantes que reciben docencias gratuitas del más alto nivel, con transporte incluido, sin embargo, lamenta que suspendieran el transporte gratis debido al peligro a que exponen a los estudiantes al transitar por la deteriorada vía. Amenazan con cerrarlo.

A %d blogueros les gusta esto: